domingo, 20 de enero de 2013

Efectos especiales de Avatar

Fue planteada once años antes de su grabación, no se rodó antes porque se pensaba que los efectos especiales eran una locura.
James Cameron comenzó a escribir el guión en 1995, pero hasta 2005 no se atrevió a lanzarse a grabar la historia, momento en el que se dio cuenta de que podría ser interesante, puesto que era algo que no se había hecho antes en el cine. La duración de la grabación, junto con la edición… fue de cinco años, nueve meses y veintidós días.
Era increíble pensar en transformar el cuerpo de un marine en Avatar.
Al igual que para crear Pandora necesitaron grandes diseños y tuvieron que crear una jungla gigante alrededor, pero que parecía totalmente real, unos 40000 metros de superficie.
Y en cuanto a los trajes tenían miles, para conseguir el adecuado. Al igual que los personajes, probaron con gente de todos los lugares del mundo para que se convirtiera en Avatar, pero dicha persona tenía que ser perfecta.
Cada actor de los elegidos, debía entrenar meses, a pesar de ser una película de animación, esto es algo de lo que casi nadie se da cuenta. A parte del entrenamiento, era complicado aprenderse las expresiones en lenguaje Na´vi, los actores reconocen que fue uno de sus mayores retos.
Incluso fueron a Hawai, para ser conscientes de todo lo que grababan y asemejar la película lo más posible a la realidad.
Para crear los personajes utilizan capturas de rendimiento, es decir, cada traje está lleno de sensores, incluso utilizan habitaciones especiales, con muchas cámaras; con todo ello el ordenador crea el esqueleto en tiempo real. A pesar de todo, grababan miles de movimientos para elegir el mejor y el más adecuado.
Una de las ventajas de la película era que los personajes actuaban sin necesidad de ningún tipo de maquillaje, aunque también hay que decir que lo más difícil de digitalizar era la cara, puesto que el resto del cuerpo se hacía con capturas de movimiento.
Para facilitar el trabajo de la cara, los Avatar llevaban una especie de micrófono con cámara para poder definir mejor los rasgos característicos del rostro y ver mejor sus movimientos.
A pesar de ser una película totalmente irreal, parece que estás en ese mundo de verdad. Utilizaban cámaras virtuales para grabar, se buscaba grabar en 2D o 3D, con sistemas virtuales de captura y acción en vivo. Se quería un mundo imaginario pero real.
En cuanto a la edición, se puede decir que era inusual, ya que existía la preedición antes de filmar. Dos tercios de la película son digitales.
Para concluir, recordar que el sonido es un factor muy importante para que la película consiga sus propósitos, al igual que toda la realización. Se mezclan sonido para crear uno único, estos dan vida a las cosas y ayudan a contar la historia, la música da sentimiento y emoción a la historia.
Desde luego es un mundo muy real basado en los efectos especiales. El poder vivir la vida en ese planeta es cine, hace años una película así era impensable, pero James Cameron lo consiguió.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada